Club Nacional de Soneros de la República Dominicana: baile y tradición

Club Nacional de Soneros de la República Dominicana: baile y tradición

Villa Consuelo es uno de los barrios capitalinos más antiguos, caracterizado por su gran actividad comercial; surgió en 1931 como un sector para la clase obrera y tomó su nombre de Consuelo Marchena de Vicini, esposa del empresario azucarero Juan Bautista Vicini. Este sector de unos 19 mil habitantes mal contados es el hogar del emblemático Club Nacional de Soneros, fundado el 6 de marzo de 1986, como una institución dedicada a la conservación de la expresión del género musical a través de la enseñanza y preservación del baile y la cultura sonera.

El son dominicano creció al compás del comercio en los puertos, la radio y los bares, abrigado bajo la identidad afrodescendiente de la clase trabajadora de Borojol y otros barrios aledaños. “Es compás, estilo y elegancia, bailar son es también una experiencia profunda” afirma don Horacio Bakemón, expresidente del Club Nacional de Soneros, y sus palabras convertidas en un diestro pincel esbozan la imagen del sonero clásico que perdura hasta nuestros días: caballerosidad a ritmo de clave con zapatos de dos tonos (o tres).

Miguel Ángel Maldonado (padre), fundador del Club Nacional de Soneros y padre del actual presidente, acompañado de Maritza Santos.

La música y el baile son categorías muy reveladoras de la historia y de la vida cotidiana en el caribe[i], y para los miembros del Club Nacional de Soneros instruir a las próximas generaciones es la vía ideal para transmitir su patrimonio; cada viernes, de manera totalmente gratuita, en un modesto local de la calle Baltazara de los Reyes suenan melodías de otros días en un pequeño radio, donde un reducido grupo de maestros recibe de manera candorosa a sus alumnos, y allí se arma el bembé. ¡No hay de que preocuparse! Que tener deseos de aprender es el único requisito, las lecciones inician desde el uno, dos, tres y cuatro… hasta moldear al más inexperto en un digno bailarín.

A pesar de su importantísima labor el Club se sostiene solamente con los aportes de sus miembros, lo que imposibilita su crecimiento y acondicionamiento. Si ya decidiste que ser sonero(a) es lo próximo en tu agenda y quieres dar tu granito de arena, Miguel Ángel Maldonado, actual presidente de la organización, nos recuerda que las puertas están siempre abiertas. Para más información, pueden contactarle al 809-543-8429 o a través de la pagina de Facebook de la institución Club Nacional de Soneros.

Fiesta en La Vieja Habana

Fiesta en La Vieja Habana
Fiesta en La Vieja Habana

[i] El son y la salsa en la identidad del Caribe, Centro León, 2008.