Latin Jazz: Huellas, Libertad De Expresión Y Mucho Ritmo

Latin Jazz: Huellas, Libertad De Expresión Y Mucho Ritmo

El Latin Jazz es un género que ha dejado su huella en la historia de la música y sigue siendo una fuerza importante en la escena musical actual. Sus raíces se encuentran en la década de 1930, cuando el músico cubano Mario Bauza se trasladó a Nueva York y comenzó a tocar con el jazzista Dizzy Gillespie. Juntos, fusionaron elementos de la música afro-cubana con el jazz, dando lugar a un sonido único y revolucionario.

Desde entonces, el Latin Jazz ha evolucionado y ha fusionado con géneros como la salsa, el merengue y el son. Algunas de las bandas e intérpretes más relevantes del género incluyen a Tito Puente, Mongo Santamaría y Cal Tjader. Todos ellos dejaron su impronta en el género y se convirtieron en leyendas de la música.

En la actualidad, hay una nueva generación de músicos que están llevando el Latin Jazz a nuevas alturas. Un ejemplo de ello es el trompetista Arturo Sandoval, cuya carrera incluye álbumes como «My Passion for the Piano» y «A Time for Love«. También está el pianista Chucho Valdés, cuyo álbum «Jazz Batá 2» fue galardonado con un Premio Grammy.

Otros álbumes relevantes en el género incluyen «Mambo Mania» de Tito Puente, «Afro-Cuban Fantasy» de Mongo Santamaría y «Soul Sauce» de Cal Tjader. Estos álbumes demuestran la evolución del género y su capacidad para fusionarse con otros estilos musicales.

Además de su contribución a la música, el Latin Jazz también ha tenido un impacto social significativo a lo largo de los años. El trompetista Arturo Sandoval, quien es originario de Cuba, ha hablado abiertamente sobre cómo el Latin Jazz le ha dado la oportunidad de expresarse y resistir en un país donde la libertad de expresión es limitada.

El pianista Chucho Valdés, también cubano, ha utilizado su música como una plataforma para promover la inclusión y la diversidad. Él ha dicho: «El Latin Jazz es una mezcla de ritmos y culturas. Es una forma de mostrar al mundo que, a pesar de nuestras diferencias, podemos trabajar juntos y crear algo hermoso».

En El Latin Jazz es un género que ha dejado una huella en la música universal. Y hoy se hace presente en escenas de la cultura popular que van desde series de televisión hasta festivales y el hip-hop.

Artistas de Jazz
Artistas de Jazz 2

Muestra Minúscula De Poesía De Benito Del Pliego 

El escritor español, radicado en los Estados Unidos, Benito Del Pliego compartió con nosotros en el podcast de Minúsculas. También tuvo la  cortesía de facilitarnos algunos de sus  poemas.

Benito es autor de los libros Fisiones, Alcance De La Mano, Fábula, Pozos De Lectura, entre otros. También ha publicado  ensayos y trabajos gráficos junto a otros. Asimismo, desarrolla una carrera como traductor de español e inglés. 

A continuación te compartimos una selección realizada por el mismo Benito para Minúsculas.

30.08.07

1.

rocas con agua

Se esfuerza porque nada de lo escrito quede, porque pasen letras como el agua pasa sobre la piedra y pasan y pasan y pasa y moldea. No con cincel, no con lija, no con buril ni cepillo; agua con agua en la que la rama se lava y luego se arrastra hasta el agua y luego se pudre y luego luego. 

2.

concreto rompiendose

Sonidos y golpes, chasqueos, batacazos. 

Revienta o hace reventar, reinventa, se estrella contra la concreta sequedad. A simple vista es piedra, pero amotínase contra quien momifica, lame la cara falaz, su lengua armada ama hasta el derrame. 

Perforadora que deforesta, performática sin más, sinestésica, incapaz de paz.

3.

rio corriendo entre rocas

Abunda líquida, se restriega y aún así, no va a llegar y nunca llega. Allí va, una trasformación tras otra, como la edad. 

Portead, teclead; carácter tras carácter y otra palabra va, afuera. Gotea, mea, chorrito de orina su verbo crea su arrollo, arrollo de letras sobre laderas, arrollo del yo que en nada da, arrullo del agua sobre las piedras.

Mujer desintegrandose

Tuesday july 21st, 2009

La identidad

está en los dientes

Eduardo Milán

Idéntica pregunta: ¿será idéntica a sí la identidad?

La noche aquella de la repulsión y del desquicio, la noche de la arrasada toma de contacto con la dentada edad (la identidad): grieta o Y griega. La cansada extrañeza de lo que ya. Y ya no es la noche aquella sino el estar que se pregunta, otra vez el mismo, otra vez y otra vez él mismo.

Pero basta, basta de esperar que ese otro nos redima.

La misma pregunta, la misma ansiedad (la edad), la misma forma de saltar sobre las zarzas a ver si la sangre engrasa o devuelve el deber. Y uno le roba allí al otro el pan, y allí a uno le cercan, y allí una va y te dice “ven” y allí va, y allí la luz de la ansiedad (la edad). Escribe y quiere escribir, y que alguien conteste, y volver a escribir y escribir el mismo, el mismo despertar, la misma tendencia a detonar.

hombre con traje radioactivo

Helicópteros rocían agua en el reactor 3 y camiones cisterna se preparan para inyectar agua en el 3 y el 4

El Gobierno japonés ha decidido refrigerar por las bravas los reactores de Fukushima. Están perdiendo mucho agua. Las barras de combustible van a quedar al descubierto. Helicópteros rocían con agua de mar. El más peligroso contiene plutonio. Se trata de una auténtica lucha para evitar la fusión de los núcleos. Es demasiado dramático. No hay manera de contener el dramatismo apenas si es posible considerar la situación porque cómo se vive después? Una muerte que recuerdan demasiadas cabezas (al menos dos por persona), demasiados tumores. Llamativos los nombres cada cual a su modo atractivo Fukushima y Chernobyl eso sí no sé dónde el golpe de voz. La radioactividad, Mazinger Z, luego escuché lo del lobby, Mazinger Z y la propulsión. No tenemos ni idea de la profundidad del charco o sí y solo gente que, como yo, no se entera y el mundo es más sencillo (de destruir). Energía eléctrica. Culpa a tu batidora y a mi bombilla. Finalmente pequeños robots están asestando un golpe atómico (no hace falta dirty bomb) en Fukushima Nagasaki, Chernóbyl o Chernobil: su vileza su villanía. Aunque las radiaciones no han desaparecido, la autoridad considera que hay que intervenir. Los helicópteros solo podrán acercarse 40 minutos para evitar la contaminación. Una pantalla protege al soldado (televisión). La autoridad asegura que la primera fase ha funcionado y el agua llegó a la vasija. Pero también las que aparecen rotas en enterramientos dicen que alguien vivió allí, no que sigue allí alguien vivo. ¿Será semejante lo emocional? ¿Se podrá dejar también al descubierto el material radioactivo? ¿Vaciamiento de la piscina hasta que sea irreversible la fusión? ¿Será semejante al modo en que se toma la decisión? ¿Nos exponemos así a la radiacción letal? Fukushima, cherè no-vil, villa qué-herida. 

volcán en erupción

Atenas arde y no es la llama olímpica.

Es la furia que avienta la debacle, Victoria de Samotracia rociada en gasolina.

El papel del fuego en nuestra evolución, incorporación visceral del fuego que reduce, dicen, la necesidad de largos intestinos, y hace posible la digestión, la concentración para leer un libro, trazar caballos, manos y bisontes.

De nuevo la estufa ardiendo, la madera que mantiene el calor, la hoguera que aleja con su bondad al bonzo que se nos quema. Apenas Atenas.

Atenas arde y no es la llama olímpica. ¿Con qué manos, Victoria, apagarás tu fuego?

(de Dietario. 2008-2010, Amargord Ed, 2015)