Crónica: Alejandro Sanz y los shorts de la castaña

Alejandro Sanz bajo los reflectores del Estadio Quisqueya: Cortesía de Michelle Hernández

Casi a las nueve de la noche, todavía quedaban asientos vacíos en Special Guest. Digo, mientras un tal Diego, David u otro nombre verde, canta en tarima, que Alejandro no es Bad Bunny para estar Sold Out. El tipo de la tarima dice: “Si les parezco conocido es porque estuve en Dominicanas Got Talent”. Canta algo sobre bailar merengue en el mar, digo que tal vez se ahoga.

El tipo de la derecha insiste en llamar a un vendedor de bebida. Se inclina a la izquierda casi sobre mí. Lo golpeo con el bastón en un muslo y lo empujo con el pie. Parece que captó el mensaje. Le da 500 pesos al de la bebida para que le traiga tres vasos.

Y llega Alejandro. Casi no se escucha lo que dice, pero la gente conoce todas las canciones. Y pienso que el pantaloncito corto de la castaña que está a mi izquierda compensa asistir al concierto. Tres canciones más tarde, se entiende lo que dice Alejandro, suena Regálame La silla. La castaña y su amiga discuten sobre el pelo del cantante. La amiga dice que el gris le queda sexi, la castaña no lo asimila sin el pelo negro.

Alejandro Sanz en tarima. Foto cortesía de: Michelle Hernández

Estamos en la décima fila. Hacia el frente, una mujer grita Alejandro, como una golondrina forzando tempestad.

Termina de cantar Marciana, luego de un palo de flamenco a base de guitarra y caja. Se escucha a dos mujeres que gritan “¡No me lo hagas!” Cuando Alejandro concluye con el verso “Quisiera ser un pez”. Me digo, aquí va otra nota en todos los periódicos: Sanz Canta Burbujas De Amor. Habrá una que será creativa y tratará de hacer un recuento de los cantantes que incluyen a Juan Luis Guerra en sus repertorios: Coldplay, Sanz y seguro que otros más.

El muslo de la castaña se siente fuerte, fibroso. Me da un manotazo por aventurarme muy al norte, “Quisiera ser el aire que escapa de tu risa”. Alejandro habla de que en su banda hay tres dominicanos. Dice lo bien que se siente y otros clichés.

El público arde. Canta Karina, dominicana. Hago mención de lo difícil que es superar a Alicia Keys. La castaña dice, “Ella es corista de su banda y canta mejor que el de ahorita”, refiriéndose a David, Diego u otro nombre verde.

Karina lanza algún melisma. Alejandro se quita de en medio para que ella se luzca. Y en todo el estadio Quisqueya surge la ovación tricolor que consigue la gente cuando le dan espacio a su dosis de patriotismo y eso. Pienso en el talento de Sanz para la puesta en escena. Ese es un momento que le hace ver más grande por resaltar el valor nacional, y así.

La castaña se queda un poco en el aire cuando toda la gente a la derecha canta “Yo no quiero un amor civilizado… y morirme contigo si te matas”. Le digo que es de Sabina, canto. Al final resulta que después del muslo en shorts, ese es el mejor momento del concierto.

Alejandro Sanz con su guitarra: Cortesía de Michelle Hernández

El tipo de la derecha ocupa mucho espacio. Es incómodo sentir su hombro izquierdo. Insiste en llamar al tipo para que le traiga los tres vasos.

Cantó Lo Ves. Y recuerdo que en la época en que Jorgelina y Emmanuel eran fanáticos de Alejandro, en Don Juan, esta canción me movía. Eran esos días en los que tener un CD con 150 canciones en MP3 era una conquista. Sin internet, ni streaming, la música seguía rutas inverosímiles. Entonces, Sanz era fácil de seguir, las opciones eran menos halagüeñas. A la salida, la gente corea Mi Soledad Y Yo.

La castaña piensa que mejor que no hubiera cantado a Sabina y que incluyera esa canción. Consuela la insatisfacción diciendo que el repertorio de Alejandro es muy grande.

Yo voy borracho, o casi. Lo bueno es que el Vodka no me da resaca, que la tristeza de la noche se traspapeló en los aplausos y que falta poco para dormir. Mañana será domingo y habré olvidado muchos de los detalles del concierto.

Un escritor me saluda. Le digo que le contaré a todo el mundo que lo vi en un concierto de Sanz. Seguro él también va borracho y no le importa demasiado.

El tipo de las bebidas nunca llegó con los tres vasos. El sujeto de la izquierda perdió 500 pesos.

Mauricio Schwarz: Rock, Nacionalismos y Pensamiento En Defensa Propia 

Para escuchar en Podcast clic aquí

Conversamos con Mauricio Schwarz, periodista, escritor y divulgador en Youtube. Nos contó parte de su visión sobre la cultura en México, racismo, nacionalismos y música. Sus opiniones son claras, contundentes y apoyadas en datos. Para conocer más de él, te dejamos enlaces a sus redes sociales, canal de Youtube y portal web.

Canal de Youtube de Mauricio: Clic aquí para ir.

En la conversación surgieron algunos temas que nos resultaron interesantes: Si le preguntan por Chespirito y EL Chavo Del 8, dirá que es una muestra del fracaso de México en la promoción de referentes culturales. Cita casos de personas que sí aportan a la construcción de una identidad cultural tolerante, diversa y sin nacionalismos. Hablando sobre la diversidad latinoamericana, considera que mucha de la idea de Latinoamérica como un conjunto se quedó en las semejanzas superficiales. También, se refirió a la cantidad de diversidad cultural que hay en los países latinoamericanos. Criticó el racismo en México y otros países. Su postura puede definirse con la expresión: «Si podemos tolerar la diversidad de nuestro país ¿por qué no podemos vivir la diversidad internacional?” También, “La proporción de buenas personas e hijos de puta es igual en todos lados”. Sobre el rock en español, dijo que lo que le molestaba era encontrarse con bandas en las que había muy buenos músicos, pero sin letristas: “Me dejaste estoy muy triste”. Luego considera que tal vez la música hecha con computadora sea buena, pero que a él lo deja frío. Prefiere el elemento humano, que desafinen ligeramente si es necesario, pero no artistas que ni escriban sus canciones y que dependan del Aototune para cantar. En la actualidad ya no escribe ficción. Tampoco cree que lo vaya a hacer, ni si valga la pena editar sus libros publicados. Está escribiendo canciones. Toño Malpica las está musicalizando. Y le apasiona lo que hace en YouTube. Recuerda seguirnos en todas las redes sociales. Y suscríbete a la página para recibir notificaciones de todo el contenido que te ofrecemos.

En Las De Kianny: Isabel contra el silencio de Rosalinna Benjamín

Nuestra querida Kianny nos lee un poema de la escritora dominicana, Rosalinna Benjamín. La poema es oriunda de Hato Mayor, autora de poemarios como Manual Para asesinar Narcisos, con el que ganó el Premio Joven de Poesía de la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo.
El poema que nos lee Kianny fue editado por la editorial Anticanon.


Sobre Kianny Antigua 

Es narradora,  contestataria y docente. Ha publicado los libros Bestezuelas y El tragaluz del sótano, entre otros. También ha ganado cada premio posible, dentro y fuera de la República Dominicana. 

Acá les dejamos su blog para que sigan en contácto con su contenido

http://kiannyantigua.blogspot.com/

Tres Nuevos Álbumes Para Desafiar Gustos Musicales

Tres Nuevos Álbumes Para Desafiar Gustos Musicales

5 Recomendaciones musicales

Tres Nuevos Álbumes Para Desafiar Gustos Musicales

Logo Minúscula

Escrito por

En 2015 algunos medios publicaron los resultados del estudio hecho por Skynet & Ebert, sobre los gustos musicales. La investigación señalaba que a los 33 años perdemos el interés en incluir nuevas canciones a nuestro gusto musical.

La investigación se titula Music was better back then. Para determinar las edades en las que nos desinteresamos por las novedades musicales, el equipo investigador utilizó datos de suscriptores de Spotify en los Estados Unidos.

Accede aquí para ver todos los detalles del estudio.  skynetandebert.com

Un Álbum Entre Lo Clásico Y EL Jazz

Anima: Un Álbum Entre Lo Clásico Y EL Jazz

El pianista de jazz, Baptiste Trotignon, la Orchestre Victor Hugo y Jean-François Verdier presentaron Anima, un álbum en el que el jazz, la música clásica y algunos clásicos de la música popular conversan de forma íntima. El disco está disponible desde el 14 de enero en las plataformas digitales.

En sus 12 piezas hay referencias al tango, el bolero y el rock. El portal web de Trotignon dice que Anima es el “Primer álbum sinfónico con tres nuevas piezas ANIMA, HIATUS & TURBULENCES, y L’AIR DE RIEN, concertino de Baptiste para piano y orquesta”.

Lo más importante es que en los 51 minutos del disco, puedes entrar en un viaje que comunica Europa con América, el pasado y el presente. Y claro, entras en un diálogo brutal con tus sentidos y la música.

Acá encontrarás un comentario y una vista previa del álbum. Ver en Youtube

Toy De David Bowie: Un Juguete Muy Real

Toy De David Bowie: Un Juguete Muy Real

Cuando anunciaron que finalmente saldría Toy, de David Bowie, fue como un regalo para quienes disfrutan de su música. Así que, el siete de enero estuvo disponible como Toy (Toy: Box) en tiendas de CD y vinilos, así como en las plataformas digitales.

El disco se compone de nuevas versiones de los temas que popularizó Bowie a lo largo de su carrera. El plan era publicarlo en 1999, luego en 2002.
Para su realización, Bowie y su banda grabaron los temas en directo varias veces. Finalmente, tomaron las mejores tomas de cada pieza para construir este álbum, que en físico está compuesto por tres CD o vinilo, dependiendo el formato que se elija adquirir. En las plataformas digitales son 38 canciones, aunque conviene saber que se trata de diversas versiones de las canciones.

Un dato que no es importante, Bowie murió hace cinco años. Así que, es genial que siga habiendo música suya por todas partes.

Ver Album en Youtube

Underwater de Ludovico Einaudi, Un álbum Para sumergirse

Underwater de Ludovico Einaudi, Un álbum Para sumergirse

La pandemia de 2020 afectó a todas las personas de una forma u otra. Al pianista Ludovico Einaudi lo conectó con el agua y las distorsiones acústicas que detienen al sumergirse.

Contó en una entrevista, que en los días del confinamiento se le fueron ocurriendo distintos temas. Así que, un día cubrió los martillos de su piano con una capa de fieltro para que tuviera un sonido más seco y se decidió a grabar desde su casa.

De este modo surgió su primer disco de composiciones originales en 20 años. El mismo Einaudi dice que el disco tiene influencias de Los Beatles, Bach, Claude Debussy y leyendas medievales. Insiste en la lentitud del mundo y en reflexionar sobre la luz, el tiempo o los diálogos entre épocas, cuando señala que pensó en la relación entre Bach y The Beatles.

“Underwater es un océano de calma, desde la inocencia inicial de Luminous hasta la sencillez melódica de Temple Wite y la dulce y reconfortante de Indian Yellow”, dijo Einaudi en declaraciones a la plataforma de música streaming de Apple.

Lo mejor es que el álbum es sencillo. Te permite escucharlo sin grandes complejidades. Si escuchas atentamente, te dará la impresión de que escuchas algunos sonidos domésticos, como si estuvieras en la sala de Ludovico escuchándole tocar.

Clic para escuchar en Youtube

Como ves, hay mucha música nueva en todos los géneros. Es difícil que los 33 años impidan seguir disfrutándola.

Artículos relacionados

Síguenos